jueves, 28 de enero de 2010

19/

Se sacó los lentes para descansar la vista y los posó sobre la mesita de café que tenía frente a ella. Cerró los ojos e imaginó que flotaba, en la nada. Que ni sus lentes, ni la mesita de café, ni el sillón bordó en el que estaba sentada, ni su gato siquiera existían. También imaginó que todos sus libros se convertían en polvo, palabras en el viento. El último párrafo que había leído aún revoloteaba por su cabeza: "El avestruz, de notable visión, se reúne con la cebra, de olfato muy desarrollado, y con el nervioso y rápido antílope, para advertir de inmediato el peligro". Advertir el peligro. ¿Era ella consciente de aquello? ¿del peligro que conlleva flotar?. Por un momento vaciló y casi abre los ojos antes de tiempo, casi echa todo a perder. Recuperó la concentración y sintió cómo sus pies, poco a poco, iban alejándose del suelo. Se sintió exactamente igual que yo aquél día en que te declaré mi amor; ligera y sin culpa -debo admitir que entre esos sentimientos se ocultaba algo de temor-. Aún así, ya estaba en el aire, no había marcha atrás -ni deseó que la hubiera habido-. Estaba lista, era el momento. Sintió la calidez del sol que entraba por la ventana sobre su rostro; abrió los ojos de par en par, vislumbró el eterno cielo que la esperaba y pegó un salto hacia la ventana. Libre, voló.

2 comentarios:

  1. SIISIS
    A los 20 todavia
    sos adolescente xD

    Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Y voló, voló. Qué lindo escrito. Besos.

    Vilma.

    ResponderEliminar