miércoles, 2 de diciembre de 2009

17/

(Escrito incompleto pero que no soporto que siga escondido)

De fondo se escuchaba la discusión de los vecinos. Hacía rato que estaba sentada en su sillón mostaza, admirando las partículas del haz de luz que entraban por las hendijas de la persiana, pensando, yéndose por las ramas como tantos otros atardeceres. Levantó la vista hacia el techo, blanco, sin un rastro de humedad, blanco… Puro, vacío, solitario y otra vez por las ramas. Suspiró entrecortadamente, y esperó a que el principio del llanto se disipara. Apretó el botón de la grabadora:

—Todavía siento que me debo algo, como si necesitara ese no sé qué para llenarme, para completar mi existencia —sin incorporarse del todo, apoyó la grabadora en la mesita ratona y buscó un cigarrillo en una cajita de lata que reposaba allí también—. Estoy tan cerca de desesperar… ¿Y vos?, el mundo se acaba en cualquier momento y tenemos que estar preparados, tenemos que estar completos, complementados, mentalizados —prendió el cigarrillo y le dio una lenta y larga pitada—. ¿Y vos? Se sintió observada por alguien de mirada extraña, como si no entendiese el idioma en el que le hablaban. Sintió un escalofrío y unas terribles ganas de gritar del horror que experimentaba pero no emitió palabra alguna. Definitivamente ella había cambiado y ese alguien de mirada extraña no podía hacérselo saber, sería demasiado arriesgado, un combate de palabras del que él no podría salir victorioso —no por cualquier cosa las paredes estaban repletas de estanterías atestadas de libros y diccionarios de todo tipo. Continuó callada unos instantes, aún con temor, y prosiguió:

—Está bien, lo sé. Las palabras no son lo tuyo pero sabés que no tengo problema en que esto sea un monólogo, tengo con qué, puede que algunas de mis palabras sean en vano pero al fin y al cabo son palabras, hermosas, entonadas, en mi habla hay gramática y soy dramática, me gusta el drama. Además —se acomodó en el sillón y dejó caer sus brazos a los lados, una vez más volvió su mirada hacia el techo blanco, puro, vacío, solitario—, podrías aprender un poco antes del fin. ¿Y yo? ¿Qué podría aprender? Mi sabiduría está distribuida dentro de cada libro en este cuarto y como verás eso ya es bastante, sin contar el sinnúmero de cosas que me enseñaron mamá, papá y los abuelos —al pronunciar esta última palabra se le quebró la voz y aplastó lo que quedaba de cigarrillo contra el cenicero que había en el suelo—. ¡Y todo para qué! El saber otorga poder, ¿pero poder para qué digo yo? Lo único que conseguí fue el poder para cuestionarme aún más a mí misma, a mis actos, mis relaciones. Un poder de cuestionamiento que muchas veces no me dejó conciliar el sueño, no me deja, no me deja —dijo entre sollozos—. Y vos acá —escondió el rostro entre sus manos que emanaban olor a nicotina y se dejó estar así unos minutos en silencio, en su silencio. Deseó un abrazo que nadie —ni el alguien de mirada extraña— se animó a darle y el haz de luz que entraba por la persiana ya se desvanecía. Levantó la vista y recorrió el cuarto con ojos de reproche, se sentía más sola que nunca, abandonada y la mirada extraña se convirtió en burlona y la llenó de rabia.

Se levantó bruscamente del sillón y dio una par de zancadas hasta el espejo rectangular que se encontraba en una de las paredes —blancas, puras, vacías, solitarias. Se miró directamente a los ojos, examinó a esa otra del otro lado del espejo; era ella y ella y la mirada extraña y nadie más.

7 comentarios:

  1. Muy (no se si este adjetivo es el adecuado para describir tus textos) lindos, en especial este de aca y num 12, muy buenos

    ResponderEliminar
  2. jaja no sabria decirte si es el marco que vos pensas, ya que esa conversacion fue un un chabon que no conozco, el dia que murio Michael jackson.. una amiga que teníamos en común nos agregó a una conversación de a 3 y el lime surgió, lo que lo hace mas chistoso porque no nos conocíamos :P

    ResponderEliminar
  3. parece bastante completo, me gustó leerlo. volveré por acá.

    ResponderEliminar
  4. Con "mentalidad de negro" simplemente traté de resumir su caracter egoísta, ignorante y violento. Sinceramente creo que son pésimos vecinos, que deben expensas pero se van de vacaciones, que siempre tienen problemas con el resto de los vecinos y demases. No tengo (o trato de no tener, soy humano) prejuicios contra le gente de las villas, ni contra la gente de ningun tipo de color o raza (si es lo que pensaste al leerlo) simplemente creo que hay gente de mierda y gente que no es una mierda, dejando de lado las distinciones fisicas; aunque quizas hayas pensado que guardo rencor hacia los gordos. No lo hago pero bueno, simplemente enfoque el texto así, le digo "la gorda de arriba" asi como podría ser "la vieja de abajo" o "el pendejo del 3º piso". Sin embargo detesto a mis vecinos de arriba con toda mi alma y utilice el blog para descargarme, nada mas. Si te ofendió lo lamento.

    ResponderEliminar
  5. Como te dije, trato de no tener prejuicios, y como dice la palabra, con mis vecinos no los tengo; son realidades. No los juzgué sin conocerlos. Ahora, de que "palos a todo el mundo" me hablas? no hice mas que insultarlos a ellos. Tampoco en ningún momento me referí a la gente de las villas, y menos a la de otras nacionalidades o razas. Decir "mentalidad de negro" tiene la misma connotación racista que decir "la rubia pelotuda" y dudo que te ofendieses así si yo me refiriese a alguien como "la rubia cheta y tarada". Todo adjetivo discrimina. Sinceramente yo creo que la mayoría de la gente es una mierda, dejando de lado sus distinciones físicas. Lo de "gordo" lo agregué simplemente porque son gordos, si fuesen flacos los odiaría igual. Y si voy a odiar a alguien, porque no puedo odiar a los estupidos? la adjetivacion que le dé es irrelevante, creo que tendrías que fijarte que es lo que "discrimino" y no como lo llamo. Si, odio a los ignorantes, a los egoístas y a los idiotas. Y creo que la mayoría de las personas posee esas cualidades. Tampoco estoy poniendome en un pedestal, como un ser superior, pero dudo que vos seas un ser omnisciente totalmente objetivo y que no juzga.

    ResponderEliminar
  6. De hecho si, todo adjetivo separa, clasifica y califica (menos los propios); es más, hoy en día hasta las nacionalidades (que son propios) se utilizan para discriminar, cosa totalmente absurda. Respecto al termino "negros" como algo despectivo, te repito que no lo utilicé en términos de algo físico (de hecho, son blancos mis vecinos) y si te queres poner en quisquillosa con la terminología, lo que importa es a lo que se refiere y no la oración en si. Ya te dije, da igual que diga grasa, groncho, ignorante, garcas. El negro no es pecado. Simplemente es un término utilizado por la sociedad, que no se refiere a ningún grupo étnico especifico. Y seguramente lo de "negro de alma" derive de los antiquisimos cannones de "NEGRO=MALO, BLANCO=BUENO", como los vestidos de bodas blancos para simbolizar la pureza de la novia. Se me está yendo la conversación al carajo; lo que trato de decirte es que nunca discriminé a nadie por otra cosa que no sean su personalidad o su manera de pensar, y quizás este mal decir "mentalidad de negro" o quizás no, pero antes de tirar los perros de pelea, fijate de lo que hablo y no confundas cualquier boludez con el discurso de Hitler.

    ResponderEliminar